#HumanWrittenPost

A finales del 2023, cinco medialoggers decidieron trabajar en remoto durante un corto periodo de tiempo desde los Alpes suizos. Conoce su opinión y experiencia. No te pierdas el penúltimo párrafo de su entrevista donde desvela también los riesgos de trabajar en aislamiento… Por eso insistimos: una cosa es el teletrabajo y otra el trabajo en remoto. Que no estés en la oficina de tu empresa no significa que tengas que estar en tu casa…

Si te interesa este contenido, consulta los posts relacionados:

Entrevista a Julia

¿Vas mucho a la oficina?

En mi caso no voy a la oficina este año en concreto. Principalmente porque ir al coworking en Madrid sin compañeros no me incita tanto como si por ejemplo estuviese en Barcelona. Aunque es cierto que está bien ir para conocer gente nueva y salir de la rutina del día a día.

¿Por qué habéis elegido Suiza para vuestra primera experiencia en remoto? ¿Qué han dicho vuestros amigos y entorno familiar?

Suiza siempre había sido un destino al que sabía que tarde o temprano iría, ya que siempre he querido visitar el país (y quién no con los vídeos que se ven por Internet de esos paisajes 😜).

La verdad es que a la hora de elegir el destino no le di mucha importancia, es cierto que me gustaba la elección, pero centré más en la oportunidad de vivir la experiencia de trabajar fuera de España y no solo eso, sino también de conocer un poco más a mis compañeros, ya que al vivir más lejos y solo hablar por llamada de cosas de trabajo me daba la sensación que tampoco nos conocíamos mucho. Así que tener la posibilidad de viajar todos juntos y vernos en el día a día me parecía una opción muy guay para poder conocernos más, incluso cosas tan tontas como saber cómo es nuestra letra al escribir o conocer los cantantes favoritos de cada uno.

Foto: Licencia Envato

Le quité importancia al destino ya que me centré más en la experiencia de conocernos a todos más allá del trabajo, que en mi caso siempre es más difícil al estar más lejos.

Mis familiares y amigos me han dicho todos lo mismo, que se resume en: vaya envidia jaja.

¿Cuáles fueron los primeros sentimientos al llegar al coworking en Grimentz?

Lo primero que sentí fue la paz que había en el coworking y pensé lo fácil que sería trabajar ahí sin ruidos de fuera y con semejantes vistas. Además, ver las instalaciones y todo tan nuevo y moderno es algo que siempre gusta, así que en resumidas cuentas estaba encantada, todo me pareció super acogedor y también una manera de desconectar del ritmo tan frenético que se lleva en Madrid.

¿Cómo fue el primer día de trabajo desde las montañas de Suiza?

Bien, pero he de decir que no tan bien como esperaba.

Al final estoy más acostumbrada a trabajar sola y en silencio que con gente, entonces el hecho de estar con tanta gente hablando o escuchando su música me sobrepasó un poco al principio, ya que sentía que estaba un poco saturada. Además, también es un poco agobiante que anochezca tan pronto, porque empiezas el día trabajando casi de noche y cuando acabas vuelve a ser de noche, entonces cuesta desconectar.

Pero respecto al ambiente, al tercer día ya me había hecho a la rutina de trabajar todos juntos y comencé a disfrutar la experiencia que no tengo en el día a día.

¿Qué ha sido lo más sorprendente conviviendo 5 de vosotros en un Coliving y Coworking?

Para mí lo más sorprendente es ver como pasar de tener la sensación de que siempre he conocido a mis compañeros solo en un plano laboral, a sentir que ahora los conozco también a un nivel más personal.

Al final del viaje, fue fácil saber quién necesita X espacio después de trabajar para desconectar, como le gusta desconectar a cada uno, quien le gusta tomarse un postre después de comer, quien es más ordenado, cocinitas… y ver también la actitud con la que enfrenta cada uno su día a día.

Foto: Swiss Escape. No son nuestros medialoggers, pero sí el espacio que ocuparon en Grimentz, Suiza.

¿Cómo fue el trabajo desde la distancia? ¿Qué dijeron los clientes, proveedores o vuestros compañeros en España?

En mi caso ha ido muy bien, pero porque al vivir en Madrid y ser de Almería ya me hace sentir que trabajo desde la distancia, entonces no noté una diferencia particular (excepto echar de menos el sol jaja).

Mis clientes y proveedores no lo sabían que estaba fuera, así que no podría dar su opinión en mi caso. ¡Mis compañeros que disfrutásemos!

¿Repetirías y qué cambiarías respecto al destino? ¿Qué recomiendas para trabajar en remoto tras esta primera experiencia?

Yo repetiría sin duda jaja, siempre me ha gustado viajar y que mejor oportunidad que encima trabajando. El destino lo cambiaría a uno que no fuese tan oscuro… soy un poco dependiente del sol. Bromas aparte, no me gusta la sensación de acabar de trabajar y no haber podido hacer nada de vida fuera de la casa, ya que siento que no aprovecho mi día.

Es cierto, que con ir a destino donde haya vida incluso aunque sea de noche ya cambia el entorno. Así que la próxima vez iría a un destino con más ambiente para poder disfrutar por la tarde, que en este caso entre la oscuridad, la nieve y la poca gente en el pueblo lo hacía difícil. Pero un viaje así está bien, porque nos ayuda a desconectar de lo rápido que va todo y vivir el día.

Yo recomendaría más a nivel mental que material… creo que para trabajar en remoto lo principal es actitud, ganas y una mente abierta a la cultura y al entorno que te rodea para poder disfrutar a tope.

¿Te planteas un periodo de trabajo en remoto por tu cuenta?

Sí, de hecho, es uno de mis objetivos para este año (nota de medialog: nos consta una estancia muy lejana a la vuelta de la esquina…). Como ya he dicho, siempre me ha gustado mucho viajar y tener la oportunidad de no renunciar a mi trabajo ni a viajar simultáneamente me parece increíble, ya que puedo seguir conociendo mundo mientras sigo creciendo laboralmente.

¿Cómo se debería organizar el trabajo en una empresa?

Difícil respuesta, ya que depende del tipo de empresa que sea. Pero suponiendo que hablamos de una empresa que se pudiese permitir el teletrabajo creo que el modelo ideal se basa en escuchar a tus empleados, es decir, hay gente que teletrabajar y vivir en su casa les viene genial, ya sea por comodidad o porque quieran vivir la oportunidad de viajar por el mundo… pero hay a otras personas que eso les consume, el no socializar y salir de casa en el día a día puede acabar mal para una persona, ya que puede encerrarse en sí mismo e incluso desarrollar algún tipo de enfermedad mental.

Basándome en mis amistades, la mayoría prefieren trabajar presencialmente 3 o 4 días a la semana y teletrabajar uno o dos. Aunque cuando llegan fiestas o vacaciones les gustaría poder teletrabajar para poder irse a sus ciudades natales. Así que, en definitiva, creo que, si la empresa se lo pudiese permitir, daría la opción a cada trabajador de decidir de ir a la oficina o no, al final todos tenemos vidas diferentes y nos encajará más una cosa que otra.

 

Imagen destacada: sobrevolando el Pirineo hacia el norte de Europa. Archivo propio.